— El Ibérico Hastiado

Almudena Grandes, se alegra que ETA este en las elecciones

Almudena Grandes

Almudena Grandes

Una vez legalizadas sus listas, el nombre de Bildu estorba. Apenas se menciona para identificarlo con ETA, con Batasuna, con los violentos, los terroristas, los asesinos. Y para oponerlo, por supuesto, a la voluntad de las víctimas, porque no en vano el día 22 hay elecciones.

La derecha española arrastra una deformación congénita … se ve alterada por cualquier factor, reacciona siempre con la misma violenta agresividad.

Yo, desde luego, celebro que Bildu participe en las elecciones. Porque es justo. Porque es normal. Y, sobre todo, porque es una victoria de la democracia.

Al día siguiente de publicar su columna es excarcelado el terrorista Ander Errandonea Arruti, apareciendo en la puerta de la carcel con una pancarta que tiene escrito – BILDU  Independektzia ETA Sozialismoa – .

El terrorista excarcelado Ander Errandonea Arruti

El terrorista excarcelado Ander Errandonea Arruti

No es la primera vez que la señora Grandes se cubre de gloria, vamos recordar algunos de sus momentos estelares en la prensa escrita.

Fusilando que es gerundio
Cada mañana “fusilaría” a dos o tres voces que le “sacan de quicio”, ya que “estamos en un país en el que la derecha española recuerda más a la de la II República que a la del franquismo”, donde se vuelve a reclamar el derecho a gobernar “por gracia divina”. mañana “fusilaría” a dos o tres voces que le “sacan de quicio”, ya que “estamos en un país en el que la derecha española recuerda más a la de la II República que a la del franquismo”, donde se vuelve a  reclamar el derecho a gobernar “por gracia divina”.

Violar es un placer
Yo prefiero reírme de otras cosas. “Déjate mandar. Déjate sujetar y despreciar. Y serás perfecta”. Parece un contrato sadomasoquista, pero es un consejo de la madre Maravillas. ¿Imaginan el goce que sentiría al caer en manos de una patrulla de milicianos jóvenes, armados y -¡mmm!- sudorosos? En 1974, al morir en su cama, recordaría con placer inefable aquel intenso desprecio, fuente de la suprema perfección. Que la desbeatifiquen, por favor.

Con Lenin se vivía mejor
Almudena Grandes afirma que “la realidad impone un cambio de estructuras, de estrategia y de programas”, y a continuación ha defendido la refundación no ya de un partido político sino de un concepto: “la política de izquierdas”. La necesidad surge, a su juicio, del escaso margen para hacer política desde la izquierda, que “nunca ha sido tan estrecho como hasta ahora”